EL Despertar de cada Mañana

El sol al amanecer

 

Abrir los ojos luego de un plácido descanso nocturno no es tarea fácil, ya sea que nos levantemos al alba o un poco más tarde. Nuestra mente se encuentra algo adormecida y no hay pensamientos muy lúcidos. Es un gran momento, entonces, para tener pensamientos de alegría, de agradecimiento, de generar mucha prosperidad, de pensar en nuestras obligaciones diarias y en cómo las organizamos. Visualizar la luz solar despierta todas nuestras células más rápidamente.

Luego de la higiene matutina, es bueno pensar en moverse un poco para estirar los músculos que han quedado inactivos durante unas cuantas horas.

Lo bueno es hacer algo de resistencia con pesas, ya que activa el metabolismo de la quema de grasas de nuestro organismo. En un lapso de 15 minutos, realizar 4 ejercicios de 30 segundos de resistencia y 30 segundos de descanso. Realizando 3 o 4 series de estos ejercicios: sentadillas con pesas elevando brazos o solo encogiéndolos, remos verticales, plancha con pesa alterna y remos inclinados. Estos ejercicios dan vitalidad a todo el cuerpo.

Otra de las opciones para empezar el día con energía, es hacer decretos hacia nuestra presencia de Dios YO SOY en nuestro corazón. Estos decretos repetidos por 3 veces tienen la facultad de ensanchar nuestro corazón con amor, inteligencia, paz, alegría y mucha energía. Es interesante intercalar las mañanas con estas opciones.

Este despertar corresponde a una persona que desde hace mucho tiempo ha buscado la paz y la salud. Y la ha encontrado. Esta forma de vivir trae rejuvenecimiento al cuerpo, junto a pensamientos de bien, de amor, de tolerancia, de compasión pues son las virtudes necesarias para la evolución de la humanidad.

Bienvenidos y felicitaciones por ser buscadores ya que así el camino se hace más ameno.

Maria

Soy un ser de luz que aprendió a vivir la vida día a día, con alegría en las pequeñas cosas y amor por toda la creación. Me gusta compartir mi palabra, todos tenemos nuestra verdad. Y me gusta descubrir en las cosas simples tanta belleza.

Deja un comentario

Menú de cierre